Raúl Regaño

Ascensión a La Peñota y la Peña del Águila: Descendiendo por el Antiguo Camino de Segoviana

1 febrero 2024

Madrugón el pasado sábado, para llegar, aún de noche al aparcamiento de Casa Cirilo, desde donde partimos el grupo de 10. El día fresco y lleno de promesas aventureras amaneció con un cielo claro que invitaba a la exploración, y emprendimos la ascensión a La Peñota primero y la Peña del Águila después. Con la foto de inicio de ruta hecha, nos dirigimos al punto de inicio.

El sol comenzaba a ganar altura cuando llegamos al pie de La Peñota. La imponente montaña se alzaba ante nosotros como un desafío majestuoso. Comenzamos a ascender, sintiendo la frescura del aire y el crujir de las hojas secas bajo los pies. Los pinos nos escoltaban, ofreciendo su sombra antes de alcanzar, los casi 2.000 metros a los que se encuentra la cumbre.

La subida fue exigente pero gratificante. El valle se extendía como un tapiz verde salpicado de pequeños pueblos, mientras las aves planeaban en el cielo azul.

Finalmente, alcanzamos la cumbre de La Peñota. El esfuerzo se vio recompensado con una vista panorámica que robaba el aliento. A nuestros pies, el mundo se extendía en todas direcciones y el viento soplaba suavemente, llevándose cualquier rastro de fatiga. Foto del grupo en la cumbre, con la bandera del club. Ya entonces, el calor de esta peculiar “primavera invernal”, nos obligaba a aligerar al máximo nuestra indumentaria, y a calarnos las gorras, para evitar el sol en la cara.

Después de un breve descanso para recargar energías, en el collado entre ambos picos, decidimos continuar tu travesía hacia la Peña del Águila.

La Peña del Águila, una formación rocosa con vistas impresionantes, fue el siguiente objetivo. La ruta nos llevó por caminos pedregosos, desafiando nuestra resistencia. Al llegar, nos recibió una plataforma natural que ofrecía otra vista única de los alrededores.

La jornada continuó descendiendo hacia el Collado de Marichiva, siguiendo por la “Senda de Carlos”, hasta su cruce con el antiguo Camino de Segovia, una senda histórica que resonaba con los susurros del pasado.

Pusimos el broche, con unas cervezas rápidas en Casa Cirilo, a las que les faltaron su aperitivo: es lo único que faltó en la jornada.

0 comentarios