“-Por debajo de 9 grados, cada grado es un escalón-“, enuncia Jorgen en boca de nuestro Gabriel.

Jorgen es finlandés, y según él, estamos “muy nut”, por nadar a 5 º como el pasado mes de Enero , en la Playa de la Virgen de la Nueva. Nosotros vamos bien preparados, y no nos asusta volver a intentarlo. Total, el agua, ayer, doblaba la temperatura de enero, 5º. Esta vez eran 10º,pero íbamos dispuestos a hacerlo mejor, incluyendo toda una serie de ejercicios de calentamiento, a las órdenes de Gabi. El lugar escogido, una playa cercana a la del día anterior, más solitaria y accesible.

La idea, es comenzar a nadar, después de haber movido enérgicamente nuestras extremidades, fuera del agua, y dentro de ella. También, sumergir nuestras cabezas para que la cara se adapte al “susto”. Reto conseguido!!!!. Tras unos metros, ya nos sentimos como animales marinos del ártico a 70 km de nuestra casa. Siempre es un disfrute flotar rodeados de montañas.

Empezamos la vuelta, viendo allá lejos,(o no tan lejos), la silueta y colores de los coches en la playa, y a nuestros compañeros que nos esperan. Después de secarnos y cambiarnos de ropa, compartimos como siempre, esas exquisiteces que alguien trae, como Manuel y sus empanadillas. Tenemos derecho a comernos todo lo que sacamos a nuestra mesa plegable, que nos lo hemos ganado.

Nos esperan temperaturas mejores, os esperamos a todos.