SALIDA DEL 7 DE NOVIEMBRE DE 2021

Qué tendrá el otoño que intimida a las multitudes. A la Sección de Aguas Abiertas del Club Tierra Trágame nos parece muy bien. De repente, la Playa de la Virgen de la Nueva en el Pantano de San Juan, se convierte en un lugar maravilloso compartido tan sólo con dos o tres pescadores. Fantástico. Una playa entera para nosotros.

Los nadadores tenemos una curiosa relación con los pescadores, compartimos espacios únicos, y momentos mágicos de amanecer y atardecer. Pareciera que se nos queda pegada la soledad como nuestra propia sombra, y el pegamento es sólo una circunstancia, hace frío. Eso es todo. Pero parece que pocos hemos entendido que los abrigos sirven, que el neopreno existe….y sirve, y que el agua, más fría, fría, o muy fría, nos deja como nuevos.

Hay que saber y conocer el agua fría que te envuelve. Tienes que ir equipado y tienes que ser consciente. Una cosa es percatarse de que el agua que toca tu cara, o invade la cremallera de tu espalda, está fría. Notar frío, no es tener frío. Notarlo es lógico, es sorprendente, pero puedes escoger que te guste. Tener frío es desagradable, es una mala sensación, es aquello que te entumece, que te desagrada, que te duele de forma persistente. Hay que adelantarse a tener frío. Y hay que estar dispuestos a darse la vuelta cuando uno lo ve venir. Con el frío no se negocia, hay que defenderse si o si. Hay que moverse y salir.

Hoy el agua estaba en esa temperatura límite, a unos 14 grados, que te permite darte un buen paseo de 45 minutos.

A partir de ahora, hasta que termine el deshielo de la primavera, cada día que salgamos, será una oportunidad para conocer nuestras oportunidades y límites, nadando de la forma más salvaje posible.

Por qué íbamos a detenernos ahora? Empieza lo más auténtico. El otoño, es nuestro. Y tuyo, si quieres.

qrf