Visitar la Pedriza y recorrer sus innumerables rutas es algo que hacemos a menudo. Rutas muy recomendables y que aportan una visión espectacular de este entorno geológico único.

Lo que ya no es tan habitual es decidir abandonar dichos caminos y adentrarnos por los más recónditos huecos de este macizo granítico. Es lo que hacemos en varias de las salidas que programamos en esta sección, como la del pasado 13 de Noviembre.

Ascensiones por canchales verticales de rocas donde cada uno elige la mejor opción para progresar, subidas y bajadas a través de chimeneas y fisuras, recorrido por crestas confiando en la adherencia …

Es todo esto; nada más que esto que ya es mucho. Esto es La Pedriza.

Y en todo este recorrido aprendemos. Vamos sintiendo que cada paso es más seguro que el anterior, que el equilibrio y los agarres mejoran.

Esa es nuestra intención, y lo conseguimos.