Comenzamos con la cata de quesos en la Quesería Santo Mamés, con fuerzas comenzamos la subida hacia la entrada del frondoso bosque por la ladera de la loma de las Tejoneras que nos conduciría hasta la Chorrera de San Mamés.

El grupo de Raúl comenzó fuerte en la subida para rodear la Chorrera, el grupo mas tranquilo continuamos de frente por un sendero que, entre rocas, retamas, hierbas aromáticas, y un puente de hierro nos condujo hasta llegar al espectacular salto de agua, allí este grupo hizo un buen descanso para reponer fuerzas, con el queso, por supuesto y con “Litro” que iba disfrutando como el que más.

El grupo de Raúl PGT, continuaba por la parte alta, con alguna paradita de descanso. Por fin llegaron a la magnífica cascada, en intrépida bajada y sin ninguna dificultad, admiraron el paso del agua con otra parada, por supuesto, siempre reponiendo fuerzas.

Mientras, el grupo más tranquilo continuaba por el sendero que lleva hacia Navarredonda, entreteniéndose en la bajada por el bosque, escuchando el río y los sonidos de los pájaros.

Ya los dos grupos nos juntamos en la salida del bosque para dirigirnos con los frontales, de nuevo hacia la quesería. Mucha aventura para todos, sobre todo para Jaime, Aitana, Clara, Alba… que atajando, llegaron antes al coche.

Fue divertido escuchar el silencio de la noche, ver a los rápidos grillos, pero sobre todo, por fin, sentarse en el coche y seguro quedarse dormidos camino a casa.

Esperamos que las nuevas familias que nos acompañaron se llevaran un buen recuerdo de nuestras secciones.