Jose Ignacio Fernandez

La Najarra y Hoyo Cerrado

8 abril 2024

El pasado sábado tuvimos otra salida de la sección de carreras por montaña. La primera del mes de abril y de este segundo trimestre de la temporada.

Y para la fecha, elegimos una ruta novedosa para la práctica totalidad del grupo: desde Miraflores a La Najarra y Hoyo Cerrado para volver a Miraflores. Así, a las 9 de la mañana nos dábamos cita en el parking del área recreativa de la Fuente del Cura, en la localidad de Miraflores. Debido a algún pequeño retraso, nos poníamos en marcha hacia las 9:20 con un buen ritmo de subida hacia el Puerto de la Morcuera. La mañana era fresca, pero muy agradable y el camino hacia el puerto se hacía cómodo entre las primeras risas del día.

En Morcuera, primer reagrupamiento y enseguida iniciábamos la ascensión hacia La Najarra, encontrándonos con las primeras señales de nieve, profunda en algunos puntos donde dificultaba un poco el paso, aunque no impedía que alcanzáramos la cima del pico. Una vez allí tomábamos la ruta de Cuerda Larga para dirigirnos hacia Bailanderos, pasando por el refugio de La Najarra. Aunque se mantenían bastantes restos de la nevada de la semana pasada, no era obstáculo incluso para poder correr por el cordal y poco a poco llegábamos hasta Bailanderos. La bajada por la loma del mismo nombre hasta el Collado de Pedro de los Lobos la hacíamos con precaución, debido a los tramos de nieve, con algún que otro revolcón… y las risas aparejadas aunque sin mayores consecuencias.

Desde el Collado y con prácticamente todo el desnivel positivo del día realizado, iniciábamos el descenso hacia Hoyo Cerrado, con mucha más nieve de lo previsto en la ladera, lo que dificultaba un poco la marcha y provocó algún que otro despiste en la ruta, en parte oculta por la nieve.

De todos modos, alcanzábamos la pradera de Hoyo Cerrado sin percances y pudimos disfrutar del maravilloso espectáculo de este circo de origen glaciar, rebosante de agua y adornado por los aún abundantes restos de nieve.

Fotografías, reposición de fuerzas y a iniciar el regreso hacia Miraflores, que aún quedaba a trece kilómetros.

El retorno, a pesar de alguna confusión en la ruta, fue rápido, aprovechando el sentido siempre descendente del camino de vuelta, pasando por la Majada de la Porra, el Prado Montera y el Monte de la Raya.

Finalmente y tras 26 kilómetros y unas cuatro horas y media, volvíamos al parking donde los que teníamos menos prisa pudimos disfrutar de un más que merecido post entreno, por el que hay que dar las gracias a Luis.

Así terminábamos una estupenda mañana por una ruta en la que pudimos disfrutar del verdor de la incipiente primavera, ayudado por la abundancia de agua; de la que puede que sea la última nevada del año; del paisaje de alta montaña de la Najarra y la Cuerda Larga y de una maravilla natural como es Hoyo Cerrado. Sin contar con lo mejor: la compañía de un magnífico grupo. Los que no vinisteis: pues haber venido. El sábado, más.

P.D. Higinio, debes DOS rondas.

0 comentarios