¡Comenzamos el año por todo lo alto!

 

A las 19:30 horas nos dimos cita en el parking de la Barranca 4 tierras, José Ángel, Fernando C., Jardi y un servidor, y dos nuevos fichajes de temporada, la Crossfitera Elena y, nuestro fichaje internacional, María que es natural de Alemania, pero que ha tenido una vida intensa por múltiples lugares del mundo. ¡Dos autenticas trotamontes!

Echamos de menos a los que, por unos motivos u otros, se perdieron esta salida, ¡espero que nos veamos pronto por la montaña!

Tras una foto rápida de grupo hecha por Samuel. (Un Joven montañero que nos hizo tres perfectas fotos y futuro Tierra… ¡Gracias Samuel! 😉 )

Empezamos cruzando el embalse para, con un trote alegre, comenzar por la senda Alakan hasta alcanzar en pocos kilometros la fuente de la Campanilla, Tras practicar el tradicional repique de campanas, comenzamos la ascensión hasta la Maliciosa. Por el camino, las cabras comentaban nuestra ascensión mientras nos miraban y se sonreían¿?¿?¿?… En alguna ocasión me pareció oír alguna risa, pero seguro que no era por nosotros que íbamos como motos… Fue una subida contra reloj, le íbamos ganando terreno al sol, lo que nos animaba a empujar a tope hasta la cima. Pocos minutos antes de la puesta de sol hicimos cumbre y pudimos disfrutar, por unos minutos, de las mejores vistas de la sierra de Madrid. Las fotos no hacen justicia, y mira que son bonitas.

Tras darle las buenas noches y sentir una sensación de libertad absoluta, comenzamos el descenso por el piornal hasta subir a bola, ya con los frontales activados. Bajamos por la carretera hasta el Ventisquero de la Estrada y, desde ahí, el camino de la tubería, PR-M 17 hasta cruzarnos con la pista que nos llevaría de nuevo al parking.

Durante la bajada, pudimos comprobar que el camino estaba bastante afectado por las recientes lluvias y en pocos minutos, cayó la noche, y con ella las voces se iban apagando y disfrutamos de la quietud y frescor propio de esas horas.

¡Jornada increíble!

Gracias a Tierras