En esta ocasión nos hemos juntado diecinueve Tierras para entrenar la carrera Tres Refugios. Para practicar tiempos de corte partimos directos desde el aparcamiento hasta la bola del mundo sin prisa, pero sin pausa. Iban abriendo camino, Hugo, Paco, Carlos, José, Sekade y alguno más… Que no puedo poner ya que estaba cerrando el grupo con el gran Tony.

Hoy hemos estado en la salida Jardi, Fernando C., Carlos, Rocío, Daniel T, Jose, Jim, Tony, Rubén, Pako, Jose Angel, Daniel G, Trufa y Óscar. Cómo responsables de grupo, Hugo, Raul, Sekade, Fernando B. y el que escribe estas líneas.

Echando de menos a nuestros habituales Alberto, Antonio L, José Ignacio y Carla, que nos han mandado mensajes de ánimo, hemos comenzado rápidamente el descenso hacía el piornal y la ascensión a la Maliciosa. Sin hacer cumbre, comenzamos el descenso camino de la Pedriza y a la altura del collado de las vacas nos encontramos con un pequeño accidente. Rocío se ha torcido el tobillo, cayendo.

Tras recibir los primeros auxilios, Raúl venía preparado para la ocasión, y con más susto que daño, el grupo ha podido continuar el descenso hasta los porrones.

Al llegar a la pista Jim, Rocío, Tony y un servidor recortaron hacia el puente de los manchegos. Rocío recuperó sensaciones rápidamente al poner a trabajar el tobillo en llano y Tony nos relató una historia familiar de solidaridad y superación increíble que nos dejó emocionados y agradecidos. Si tenéis ocasión, no dudéis en preguntarle. ¡Qué gran familia! ¡Gracias Tony!

Por otro lado, continuó la aventura hasta Cantocochino, dónde, los supervivientes, llegaron agrupados.

A partir de ahí, tocaba sufrir. Cuesta arriba otra vez, sin prisa, pero sin pausa, hasta el puente de los manchegos. Unas espectaculares vistas del río manzanares en su máximo esplendor. ¡Qué bonita está la pedriza en primavera!

Al final se cumplió eso de los últimos serán los primeros y el grupo de lesionados coronó el alto de Guarramillas y descendió al parking para tomar un café caliente en la venta Arias en primer lugar tras apuntarse 22 km y la mitad del objetivo cumplido.

Un rato después, llegaron las primeras víctimas de esta carrera. Con menos de 4 horas y 30 km entre pecho y espalda; eso sí, con una sonrisa de oreja a oreja, fueron llegando todos con unos minutos de diferencia.

La pobre Trufa reventada, ¡pero feliz! Al igual que todos nosotros…

Cerrando el grupo el Gran Buceta y Óscar. Vaya paliza se han dado.

¿Y Rubén? ¿No llega? Pues el pobre se ha pegado ¡una excursión en solitario en toda regla!

Tras varias llamadas sin respuesta, y pergeñar un plan de rescate a la altura del mismísimo David Hasselhof nos ha respondido a un mensaje que estaba a dos kilómetros…

Al parecer en las primera rampas de la bola del mundo le he adelantado y no me ha dicho nada… No me he dado ni cuenta…. Perdóname Rubén. Entre la Niebla y la hora se me ha pasado que eras uno de los nuestros. Error grave por mi parte. Afortunadamente eres un tipo con recursos y has completado ¡los 30 km! ¡Eres un grande!

Aunque siempre insistimos en que los participantes deben ir en autosuficiencia no dejamos a nadie sólo. Rubén, ha estado a la altura de las circunstancias demostrando de qué pasta está hecho.

Al final entre risas, Rubén prefiere descansar como trufa, la semana que viene.

Hasta la próxima Tierras